miércoles, 30 de julio de 2014

Toros

Fotografismos, sobre imágenes de la World Wide Web (cuya reproducción es sin ánimo de lucro). 
































Las celebraciones, vinculadas a los juegos con toros, milenarias, legendarias, han estado atravesando serias dificultades, de todos conocidas. Se hace urgente entre quienes dirigen la actividad que subsiste, hacer los ajustes necesarios para que las laceraciones al animal sean inexistentes, privilegiando, porque no, especialmente lo que se conoce como el primer tercio. Y discutir a fondo, seguramente conservar la suerte final, que es esencial, tal como se ha concebido históricamente. Otro aspecto que muy poco se comenta, pero que pienso ha incidido en la decadencia del festejo, y pensando en concreto el caso de Bogotá, es la exclusión progresiva, que durante siglos fueron teniendo las clases populares. Los primeros festejos, cuando eramos territorio español, se hacían en efecto, en la plaza pública y los últimos, antes de la suspensión que a la fecha hay, se habían tornado en un asunto muy dedicado a la clase dominante. En el film "El Padrecito", protagonizado por Cantinflas (1964), por ej. se puede apreciar el carácter altamente popular que tenía la fiesta, sin tener que excluir a las clases altas. Todo el mundo sabía de toros, todo el mundo los disfrutaba, todos entendían el asunto.

(La 1era. versión de esta pg. se hizo en Dic. de 2012. Como se dan noticias sobre una readecuación de la Plaza de Toros, de la Santamaría, en donde su propósito de construcción no es tenido en cuenta, hago esta reemisión.)

paulofduquer1@gmail.com